¿Cómo tratar la retracción de las encías?

¿Cómo tratar la retracción de las encías?

La retracción de las encías, o retracción gingival, es un problema que afecta a un gran número de personas. Se trata de un desplazamiento o una contracción de la encía, dejando expuesta la raíz del diente. Esta retracción puede estar provocada por numerosos factores entre los que destacan el cepillarse los dientes con mucha fuerza, una mala salud bucondental, el rechinar de dientes, el tabaquismo o la periodontitis. Obviamente, para atajar este problema, que puede llegar a causar la pérdida de piezas dentales, lo primero que debemos hacer es acudir a un especialista para que nos haga un diagnóstico adecuado. A partir de ahí, existen tres principales tratamientos. El primero es el raspado y alisado radicular, que consiste en eliminar el sarro y la placa endurecidos y allanar después las raíces para que las encías vuelvan a fijarse a los dientes. La segunda opción, utilizada en casos más graves, es la cirugía de las encías. Existen dos tipos principales de cirugía: el raspado y alisado abierto y la regeneración. Por último, si se ha perdido en gran medida el tejido gingival, se pueden realizar injertos de encías con los que cubrir las raíces expuestas.

Visto el problema que supone la retracción de las encías, lo mejor, como siempre, es prevenir su aparición. Para ello recomendamos realizar revisiones regulares con tu dentista y llevar una buena salud bucodental. Conviene cepillarse durante dos minutos dos veces al día con pasta dentífrica fluorada o con una pasta especial para el cuidado de encías.